Como escritores, somos la suma de varios elementos.

  1. Nuestro nivel intelectual.
    1. Estudios: ya sea formación académica o autodidacta.
    2. Aquello que leemos:
      1. Libros.
      2. Revistas
      3. Prensa.
      4. Etc.
    3. Aquello que escuchamos:
      1.  Música.
      2. Radio.
      3.  Internet.
      4. Etc.
    4. Aquello que vemos.
      1. Tv.
      2. Internet.
      3. Etc.
    5. Aquello que hablamos: cómo lo usamos y dónde.
      1. Idioma.
      2. Lenguaje.
      3. Jerga.
      4. Vocabulario.
      5. Etc.
  2. Nuestro entorno familiar, social y/o laboral.
  3. Los lugares que habitamos, disfrutamos, buscamos y en los que hayamos estado.
  4. Los espacios que nos gustan o no.
  5. Nuestro bagaje, en cuanto a vivencias y/o experiencias.
  6. Nuestra manera, modo, forma de entender las emociones personales, íntimas, etc.

Todo esto, y más, está dentro de nosotros, de manera consciente o no, y lo volcamos de la manera que queremos en aquello que escribimos.

La diferencia entre un escritor y otro, además de la manera en la que plasma una idea por escrito, está en si es capaz de conectar con el lector a través de la forma en la que escribe su libro. Es decir, importa qué escribimos, porque es suyo, pero también cómo lo hace. Cuanto mejor lo hagan la conexión escritor-lector, será mucho estrecha.

Abrazos literarios.

Alejandro Guillán

27 Infinitos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.