Según mi opinión, existen tres modos de entender la creación literaria:

  1. Como un producto literario: escribimos un libro con la finalidad de conseguir un rédito, ya sea económico; de repercusión social (fama); como paso previo al acceso a otros niveles relacionados con lo que hayamos escrito, como puede ser la creación de una serie televisión, una película, etc.
  2. Como una obra literaria: escribimos nuestro libro sin pensar en la repercusión que pueda tener o no, bien porque no somos consciente de la calidad del mismo o porque no pensamos que sea tan bueno como es. La repercusión posterior siempre será algo añadido que no esperamos.
  3. Como una combinación de las dos anteriores: obviamente, escribimos nuestro libro buscando que tenga una calidad literaria y, al mismo tiempo, creemos que es lo suficientemente bueno y atractivo para que tenga repercusión literaria y pueda ser más que un libro publicado.

En cualquier caso, es importante la calidad de lo que escribimos, pero también que las personas adecuadas, dentro de la industria literaria, crean en nosotros como escritores y en lo que hemos escrito, creando un proyecto a nuestro alrededor que valore todo el conjunto: escritor-libros-calidad literaria.

Abrazos literarios.

Alejandro Guillán

27 Infinitos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.