Supongo que no quise ver las señales,
como lo ocupada que estabas siempre,
lo fría que se volvió la casa
o el sexo desganado y casi nunca.
 
Los sueños se estrellan en la realidad
de unos deseos que ya no son de los dos
y las excusas carecen de sentido.
Has decidido irte por la puerta de atrás.
 
Necesito un instante para pensar.
Necesito pararme para respirar.
 
 
Ahora, que faltas tú,
se apagó mi luz
y perdí la fe
al no sentir tu piel.
 
No hubo una razón
cuando terminó.
La casa vacía,
una carta sin vida.
 
 
No quedan recuerdos de tu presencia
 y, al abrir la puerta, las estancias olían a nada.
Nunca fuimos parte de un camino común.
Tu amor fue aséptico en una habitación enferma.
 
Necesito silencio para oír mi voz.
Necesito mi fuerza para ser quien soy.
 
 
Ahora, que faltas tú,
se apagó mi luz
y perdí la fe
al no sentir tu piel.
 
No hubo una razón
cuando terminó.
La casa vacía,
una carta sin vida.
 
 
Necesito silencio para oír mi voz.
Necesito mi fuerza para ser quien soy.
 
 
Ahora, que faltas tú,
se apagó mi luz
y perdí la fe
al no sentir tu piel.
 
No hubo una razón
cuando terminó.
La casa vacía,
una carta sin vida.

Alejandro Guillán.

27 Infinitos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .