Entiendo que me hables de lo que pudimos y no hicimos,

mientras el tiempo se iba descosido como un hilo.

Comprendo que ahora es imposible volver atrás,

que estamos muy lejos de volvernos a encontrar.

 

Y, sin embargo, tu huella está marcada profunda en mi piel,

como solo se quema una brasa una y otra vez.

Quizá es lo mejor para nosotros y nuestra vida,

pero no dejo de pensar en ti y todo lo que nos unía.

 

Una vida sin ti no es vida.

A tu lado es una deriva.

¡Qué difícil es seguir adelante

cuando uno vaga errante!

 

¡Quién hubiera pensado que había fecha de caducidad

en aquello que nos ilusionó y deseábamos recordar!

Busco los matices, los indicios para entender

cómo lo mejor que hemos tenido se puede perder.

 

Ahora ni tú ni yo sabemos del otro, de su camino,

pero queda el poso de ese amor, deseo perdido,

que recuerdo con nostalgia al sentirlo una vez más

y el escalofrío es el mismo que la primera vez, de verdad.

 

La vida sin ti no es vida.

El tiempo ni yo te olvidan.

Pero suelto mis ataduras, mi deseo,

para que seas feliz, porque te quiero.

 

Mi camino me ha hecho más sabio, mejor persona.

Las piedras y caídas han forjado quién soy ahora.

Sólo puedo agradecerte todo el amor que me diste

y pedirte perdón por todo aquello que hice para herirte.

 

La vida sin ti no es vida.

Era yo quien no te correspondía.

Pero ahora sé lo que perdí, ya ves,

sabiendo que no te recuperare.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .