Vacaciones 10, rutódromo: Estella-Utrera-Sevilla-Barcelona-Sant Pol de Mar-Estella

 

Capítulo I

 

Que sí, que al final la operan. Algo rutinario, con consentimiento firmado por si la diña, por si acaso. Sólo cuatro agujeros, con cámara de video para verlo todo bien. Mucha tecnología, todo muy sencillo, pero firma aquí debajo, por si acaso,  y… adiós a la vesícula, con consentimiento y sin piedras.

Lo sigo diciendo: el personal médico del hospital un 10. Gracias por su buen hacer.

Y  comienza el viaje a Utrera después de la visita médica. Primera etapa, con las maletitas preparadas y mucha “caló”… para entrar en ambiente, que se caen “los palos del sombrajo”. Y a conducir kilómetros hacia abajo. Emoción, la primera convivencia con los suegros y la familia de mi mujer… Sube la “caló”.

Nos adentramos hacia Burgos. El rutódromo, por la ruta jacobea. Ella, cámara en mano, clash-clash, a por las fotos del viaje. Los pueblos pasan: Casteldelgado, foto; Villamayor del Río, foto; Belorado, foto; Tosantos, foto; Zalduendo, joder con los nombrecitos, foto; Ibeas de Juarros, total con los pueblitos, foto; y así hasta Burgos. Pero tan bonitos que piensas en volver a visitarlos… pero sólo lo piensas, ya que sabes que ni vas a recordar el nombre ni el pueblo ni sabes cómo volver. Pero te das cuenta de lo hermosa que es España y de las muchas bellezas que esconde fuera de las autopistas y autovías del estado.

Qué bien me ha quedado esto último.

A partir de aquí, autovía monótona y aburrida: Salamanca, Mérida, Sevilla, hasta Utrera. Lo bueno y lo mejor, Susana a mi lado. Muchas risas, alegría, la caló de las narices, 30 grados, y la coña de la “zagala” —eeeeeeee-zagalaaaaaa-yepa-yepa-yepa—, que duró todas las vacaciones.

Llegamos a utrera y lo que pasa cuando no conoces el lugar y te dan cuarenta explicaciones detalladas de la dirección exacta. Exactamente… te pierdes de verdad, sin explicaciones, a lo bravú y olé; con dos cojones. Tom-tom del culo. Y llamas y esperas en un sitio muy bonito, diferente, a un paso de tu destino. Pero tú no tienes ni idea porque no eres de allí.

Mucha risa, muchos besos hasta que llegan a rescatarte los familiares. Besos, abrazos y mucho cariño. Conmigo bien. Demasiado bien. Algo sospechoso. Ja, ja, ja. Me hacen sentir a gusto desde el primer momento. Un buen comienzo. Los 28 grados a las 00:00 horas ayuda al desenfado.

Seguimos el coche del tío de mi mujer hasta las afueras y llegamos al campo. Invernaderos, una casa de planta baja, pequeña y con ampliaciones y piscina de agua de pozo -total-. Encantadora. No necesitamos más.

Empiezan las vacaciones de verdad. Porque las vacaciones sólo empiezan cuando llegas al lugar.

Un poco de cena, conversación y la primera noche en Utrera, en un anexo a la casa, sencillo, limpio, cómodo, para nosotros. Un siete estrellas porque lo poco que tienen lo han compartido de corazón con nosotros y a mí me han hecho sentirme parte de ellos desde el primer momento. Estoy contento al lado de ella, abrazado a su cuerpo, toda la noche, en un cuarto con lagarto Juancho, amaestrado bajo la luz de la lámpara, que se come los insectos.

Somos felices, con la “caló”, en cama pequeña, que nos sobra, y juntos. Buenas noches, estamos cansados, un beso y te quiero con todo mi corazón.

Abrazos literarios.

© 27 Infinitos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .