La culpa no es del Cha, cha, cha

 

La culpa no es del cha, cha, cha.

La culpa no es de nadie.

Lo que ocurre es la magia,

la energía,

que fluye y llama sutilmente.

 

Todo lo inicia la música,

dos desconocidos que se atraen

pensando que es casualidad…

o no.

 

Hay hilos invisibles que los unen

y la mirada cambia con las primeras notas.

Las manos toman a la otra persona,

sintiendo una energía especial.

 

La respiración se acompasa a la del otro,

el corazón busca el mismo ritmo del otro,

la piel se eriza

y el roce produce descargas.

 

La distancia se acorta.

A cada paso se pegan las caderas.

Es ahí, con el contacto,

cuando se produce la química que nos altera.

 

El olor es más profundo,

la atracción profunda.

Queremos probar la boca prohibida

y la otra boca también.

 

Cuando la música termina

no sabemos ni queremos separarnos.

Decidir qué hacer…

Lo mejor es irse con él o ella.

 

Vivir el momento,

ahora y para siempre.

 

Abrazos literarios.

© 27 Infinitos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.