Hay muchas formas de gritar, de revelarse, de denunciar, de protestar, de ser el altavoz de algo o de alguien… Tantas formas… Y una de ellas es la literaria.

 

Yo no quería besarte

 

Yo no quería besarte

ni dejar que tus manos me acariciaran.

Tus labios en mi piel estaban de más

y tus respiraciones,

su sonido,

de menos.

 

No hay romanticismo en este espacio

y sí demasiados escombros,

que nunca desaparecerán de mi cabeza.

 

Las marcas que dejes en mi piel tendrán,

todas,

tu culpa.

Las cicatrices tu recuerdo doloroso.

 

No hay ropa que tape lo que has hecho

ni disculpa que perdone mi mirada.

La rueda gira,

circular,

pero no avanza un solo centímetro.

 

Cuando todo acabe te odiaré más que nunca.

Ahora sólo busco un punto en la pared que mirar,

mientras me muevo al compás de tu cadera…

Perdón…

Mi cuerpo se mueve porque tú lo empujas con tu cuerpo.

Es un baile que me da asco y ganas de vomitar.

He dejado de querer controlar mis músculos y gestos,

cadáver que late,

que no siente,

que sólo está.

 

El olor de tu sudor,

que dejas sobre mí,

quedará grabado en la memoria de mis poros

y sabré reconocerte donde estés,

donde huyas,

y cuando te atrape,

que lo haré,

no me pidas que tenga el corazón que no tuviste.

Recuerda lo que escribo.

 

© 27 Infinitos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.