Abuelo.

Cuéntame aquella historia

que sólo tú eras capaz de hacérmela creer

con exageradas palabras de tu boca.

 

Abuelo.

Deja que crea que eres un viejo y poderoso dios

que sólo cumple mis deseos.

 

Abuelo.

Hoy no puedo quedar.

La vida me sucumbe en el mundo

y crezco perdiendo los sueños que creó tu deidad.

 

Abuelo.

Ya volveré un día de estos

y hablaremos de los recuerdos,

de cómo nos va la vida.

 

Abuelo.

Te estoy perdiendo en el olvido.

 

Abuelo.

¿No ves que no puedo dedicarte una mirada,

una sonrisa,

porque los demonios de la vida me vencieron?

 

Abuelo.

No llores por lo que me pase ni por mí.

Llora por los sueños que perdí en el camino.

 

Abuelo.

Tus ojos están más pálidos

y hay nubes grises en el fin de su mundo.

Quieren arrancarte de mi corazón,

llevarte de mi lado y convertirte en lluvia.

 

Abuelo.

Estoy aquí.

¿Me ves?

 

Abuelo.

Dios viejo y todopoderoso,

cumple mi último deseo

y deja que vuelva a soñar contigo.

 

Abuelo.

Cuéntame aquella historia

que sólo tú eras capaz de hacérmela creer

con exageradas palabras de tu boca.

 

Abuelo.

Llévate las lágrimas en silencio,

tus callados cantos para siempre

donde los dioses te esperaban hace tiempo

y deja que sea yo quien cuente ahora historias

que haga creer con exageradas palabras,

esta vez, de mi boca.

 

Abrazos literarios.

© 27 Infinitos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.