¿Miedo o terror? Depende. El que uno nos guste más que el otro es una cuestión de matices y de intensidad. De hecho, es la intensidad lo que los diferencia. Soy de los que cree firmemente que, ante la duda de un un significado, lo mejor es ir directamente donde puedan darnos una respuesta directa, objetiva y, sobre todo, la que debe ser y para ello no podemos ni debemos ir a otra fuente que la RAE.

Gracias a su diccionario, ambos términos quedan perfectamente definidos y, sobre todo, claros.

  • Miedo: Angustia por un riego o daño real o imaginario
  • Terror: miedo muy intenso.

Escrito esto, los escritores debemos conocer ciertos conceptos, para manejarlos y utilizarlos de forma correcta a la hora de plasmarlos en un texto. Para ello, he realizado una búsqueda y creo haber conseguido recopilar información que puede ser muy interesante y, de alguna manera, unirla para que sea de ayuda en la creación de personajes y tramas en un texto literarios. La idea, así, es la de ser coherentes y, sobre todo, que tengamos claro el argumento que aplicamos a nuestra obra en caso de adentrarnos en la senda del miedo y/o terror.

Es por ello que esta publicación será teórica, aunque intentaré que sea clara y directa. La información tiene que llegar, no perderse ni enredarse por el camino, sobre todo cuando puede ser algo tediosa.

Freud

Este médico neurólogo austriaco, padre del psicoanálisis, no necesitamos presentarlo porque, aunque solo sea por el nombre, a la mayoría de los mortales nos suena quién es este hombre.

En cuanto a lo que planteo en el día de hoy, este hombre nos planteó una base sobre la que poder comprender el concepto de miedo.

  1. Miedo o ansiedad real: se refiere a todo aquello que es tangible y nos rodea. La idea principal es huir y/o protegernos de un peligro real. Desaparece cuando desaparece el peligro y/o la amenaza
  2. Miedo o ansiedad neurótica: miedo inconsciente de ser castigado por manifestar impulsivamente una conducta dominada por el “ello”.
  3. Miedo o ansiedad moral: hay un conflicto entre el “ello” y el “superyó”. Por un lado queremos expresar un impulso instintivo contrario a nuestro código moral y el por otro, ese mismo impulso nos hace sentir vergüenza y/o culpa.

Miedo

Lo que queda claro es que el punto anterior no es capaz de ayudarnos en lo que a nosotros, como escritores, nos interesa saber acerca del miedo. Así, creo que la siguiente clasificación me parece  más completa y clara. No hay nada como la sencillez.

  1. Según el estímulo:
    1. Miedo real: se construye a partir de elementos reales.
    2. Miedo irreal o irracional: se construye a partir de un pensamiento imaginario y/o distorsionado.
  2. Según su normalidad:
    1. Miedo normal: hay un estímulo que se puede considerar dañino para la persona. Es de corta duración
    2. Miedo patológico: se produce aunque no hay un estimulo y su duración puede ser prolongada o indefinida. También puede afectar a terceras personas. Por supuesto, hay posibilidades de que afecte a la conducta social.
  3. Según el nivel de afectación:
    1. Miedo físico: temor a sufrir sensaciones dolorosas derivadas de un estímulo real o imaginario.
    2. Miedo social: sentir que podemos ser ridiculizados o juzgados por los demás.
    3. Miedo Metafísico: Origen interno. No hay fuentes empíricas. Vamos, que es algo que no se puede basar en la experiencia o la observación.
  4. Otros tipos:
    1. Miedo a la incertidumbre: no podemos saber qué ocurrirá en el futuro. Es el miedo a lo desconocido.
    2. Miedo al compromiso: miedo que experimentamos al sentir que “entregamos” nuestra vida a otra persona.
    3. Miedo al éxito: es el miedo o pánico a la propia autorealización.
    4. Miedo a ser descubierto: cuando una persona ha hecho algo que está mal o es ilegal. Tiene algo que ocultar.
    5. Miedo al fracaso: es el miedo a no cumplir las expectativas. Aunque se relaciona con personas perfeccionistas, no tiene porque ser así, ya que muchas que no lo son, también pueden sufrirlo.
    6. Miedo a la soledad: personas que están en una relación y no desean o quieren quedarse solas.
    7. Miedo al divorcio: temor a la separación de la pareja. Este concepto hay que relacionarlo siempre con la cultura propia de una sociedad (la idea de soledad y cultura es diferente según cada sociedad).
    8. Miedo a la muerte: temor a perder la vida.
    9. Miedo patológico: es lo que todos conocemos como fobias.

Miedo y literatura

Es interesante comprobar como, en muchas ocasiones, si nos paramos a pensar en cuáles son las temáticas mas recurrentes, sugerentes y que consiguen mayor impacto y atracción en el lector, dentro del miedo, son aquellas que con las que estos se pueden sentir identificados y, aunque sea o no ficción, el hecho de pesar que podría ocurrirles de verdad hace que la atracción sea mayor al texto.

  1. Miedo a la extinción: eso de que el ser humano desaparezca de la faz de la tierra así, de golpe, aniquilado sin posibilidad de evitarlo, da mucho pie a los escritores para que sean más que originales y nos hagan sufrir más de la cuenta.
  2. Miedo a la mutilación: la pérdida de cualquier miembro del cuerpo humano crea siempre una reacción de miedo en nuestro interior, ya sea consciente o inconscientemente.
  3. Pérdida de autonomía: el ser humano puede hablar, oler, oír, correr, tantas cosas… Pero… ¿qué ocurre cuando esa autonomía, que cada uno de nosotros posee en un principio, desaparece por completo o en parte, ya sea provocada por un accidente, enfermedad,  por una persona conocida o no? ¿Cómo afecta al ser humano, a un personaje esa pérdida?
  4. Miedo a la separación: el miedo al abandono, al rechazo.
  5. Miedo a la muerte del ego: en ese caso, nos referimos al miedo a la humillación o ser avergonzados y cómo nos afecta física y emocionalmente.

Terror

Aquí avanzamos en la intensidad y, como creo que es obligado, facilitemos la terminología y las características de algunas de ellas.

  1. Terror Uncanny:
    1. Lo siniestro y misterioso es provocado por elementos cotidianos. Algo de ellos es discordante o chocante.
    2. Humanoides y muñecos son elementos recurrentes, ya que al ser humano le puede causar inquietud.
  2. Terror fantástico:
    1. Elementos irreales y/o imposibles, fantásticos, presentados como reales de manera reiterativa.
    2. El lector acepta esa realidad.
  3. Terror cósmico:
    1. Horrores arcanos y primigenios incluso anteriores a la creación o nacimiento del universo.
    2. El ser humano: es un elemento insignificante y, en muchos casos, impotente en el sentido de que no puede variar los acontecimientos que ocurren.
    3. Cosmos: poblado de deidades monstruosas. Es mecánico y materialista.
    4. Horror cósmico: nace con Lovecraft y su Círculo de Lovecraft.
  4. Terror gótico:
    1. Cultiva el miedo y las emociones asociadas al mismo.
    2. Características:
      1. Situación espacial de la intriga: aquí es muy importante lo que se denomina el “escenario arquitectónico”. No nos sorprende el hecho de que abunden los castillos viejos y monasterios en estos textos literarios.
      2. Atmósfera: destacan, sobre todo, el misterio y/o suspense. El espacio o marco sobrenaturales causan, por sí mismo, misterio o terror.
      3. Profecía ancestral: importante que haya una maldición sobre la propiedad, habitantes, personajes, etc., ya sean presente o remotos.
      4. Eventos sobrenaturales: no hay explicación para los mismos.
      5. Emociones: hay un exceso en su planteamiento, ya sean pasiones, pánico, agitación y/o angustia.
      6. Erotismo: los conflictos amorosos no se resuelve bien y abundan los impulsos sentimentales oscuros. Normalmente se repiten una serie de paradigmas:
        1. Doncella en apuros.
        2. Figura masculina tiránica.
        3. Una acción indigna o inadmisible.
          1. Casamiento forzado.
          2. Sacrificio de la castidad.
          3. Otras.
      7. Falacia patética:
        1. Emociones de los protagonistas: intervienen en la apariencia de las cosas.
        2. Clima que rodea la escena: define el estado de ánimo de los personajes.
  5. Terror Psicológico:
    1. Características:
      1. Sugiere y es más sutil.
      2. Menos violento.
      3. Menos sangre.
      4. Sombras / Tinieblas: es el miedo a la una amenaza o a lo desconcido.
      5. Exposición de miedos y vulnerabilidades: juega con la negación y/o la represión en la psique del ser humano.
      6. La amenaza: un elemento esencial. Los personajes tienen que sentir, padecer, esa amenaza, ya sea por algo o alguien, real o no.
      7. El mal: se esconde bajo la apariencia de normalidad (el Gore se centra más en lo visual, lo fantástico y lo repugnante)
      8. Asustar a la mente del lector: si no se produce esto, la carcajada puede ser más que importante y lo que buscaba ser terror, convertirse en lo ridículo.
      9. Horror corporal: está relacionado con el Gore. Busca el malestar del lector.
        1. Sufrimiento físico.
        2. Enfermedad.
        3. Parasitismo.
        4. Mutilación.
        5. Mutación.
        6. Decadencia física.
        7. Etc.

Espero y deseo que esta recopilación de terminología y conceptos haya sido de utilidad para vosotros y que sirva para completar los personajes, tramas e historias de vuestros textos literarios.

© 27 Infinitos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.