A la hora de escribir es más que probable que no tengas una idea muy clara sobre qué hacerlo. No nos pongamos de los nervios porque es normal.  Lo mejor que podemos hacer, para no liarnos, es sentarnos donde nos apetezca, ya sea delante de una mesa, en el suelo, en la terraza, en el jardín o en la hierba de un parque, la parada de un autobús o en una roca frente al mar o la montaña. También podemos pasear… ¿por qué no? No tiene que haber una regla fija para motivar nuestra imaginación y pensar en una idea, ¡LA IDEA!

 

DÉJALA IR

 

Una vez que estemos donde deseamos o caminando por donde queramos, siempre con una libreta o papel y lápiz, hagamos que nuestro cerebro se libere durante un rato y dejemos pasar de largo lo primero que se nos venga a la cabeza. Respiremos tranquilos y busquemos la calma y un ritmo interior que nos haga sentir que estamos a gusto.

Una vez que sentimos que estamos a gusto, centrados y con la sensación de que nos aislamos de lo que nos rodea, es momento de concentrarnos en nuestros pensamientos y en lo que nos pasa por nuestra mente. Es ahora cuando tenemos que ver, escuchar, esas ideas que surgen y anotarlas en ese papel. No tienen que ser todas,  sólo las que nos gusten más.

Podemos tomarnos todo el tiempo que queramos y anotar las ideas que deseemos. ¡Nunca se sabe! Cuando creamos que hayamos terminado, nos centraremos en lo que hemos escrito y seleccionaremos aquellas que nos sugieren más  y las anotaremos en otro papel y así, sucesivamente, hasta quedarnos con dos o tres.

Una vez hecho esto, lo que vamos a hacer es centrarnos en estas últimas y pensar en ellas como una idea concreta para iniciar una historia, sin profundizar en ella. Vamos, que esa idea sea el tema principal de lo que podríamos escribir.

Cuando ya tenemos pensado esas dos o tres historias en nuestra mente, haremos lo siguiente: guardamos los papeles y nos olvidamos de todo. ¡¡¡¡¿Eeeeeeeeeeeh?!!!! Sí, como lo leéis. No pasa nada. Daros un tiempo, sin agobios y dejar que esas ideas fluyan en vuestra cabeza. Primero estaréis todo el día pensando en ellas, estrujándoos el cerebro, pero después de un par de días, seguro que os vais olvidando de ellas.

¿Cuál es la idea principal de lo que os propongo? Que sea la propia historia la que os busque y surja tal como la pensasteis o de manera diferente. Nunca se sabe. Os sorprenderá la fuerza con la que reaparece, llega y puede que os desborde. También es posible que surja otra diferente y es esa la que os motive a escribir.

 

PIENSA EN LA HISTORIA

 

Ahora que la historia bulle en vuestro cerebro, es hora de ponerse a trabajar. Tenemos nuestro espacio de trabajo, del que hemos hablado en otra publicación, y es en este momento en el que nos vamos a parar un poco.

Nos centraremos en una serie de aspectos que nos van a ayudar a avanzar en nuestro texto:

  • Tema: concretar en una frase, máximo dos, cuál sera la idea principal del texto. Aquí tendremos que saber condensar la historia de una manera muy sencilla. Nos tiene que servir para utilizarla a modo de presentación de la misma, para nosotros o para aquellos a quienes se la queráis comentar.

 

  • Resumen: Aquí ya podéis explayaros un poco más y desarrollar un poco más la idea principal, pero tampoco es cuestión de hacer varias páginas. Un resumen implica dos, tres párrafos cortos y, cuando escribo cortos, quiero decir cortos.

 

ESQUEMATIZA UN POSIBLE DESARROLLO

 

Ahora pasamos a otro plano del trabajo literario que también nos ayudará a la hora de escribir nuestro texto. Tenemos la idea principal y un resumen breve de la misma. Ahora es momento de crear un poco los pilares y darle cuerpo a nuestro proyecto literario e ir concretándolo. ¿Cómo? A eso vamos:

  • Crear un esquema: lo que vamos a hacer es tomar la idea principal y pensar en cómo desarrollaríamos esta de forma esquemática. Es decir, creamos un esquema pensando en cómo se desarrollaría esa idea, pero con pocas palabras, como si fuera una guía mental de lo que vamos a escribir.

 

  • Crear subesquemas: es decir, dividir el esquema en partes. Ahora ya empieza  tomar cuerpo nuestra idea y hay que ponerle paredes al esqueleto de ese edificio. Las paredes serán, en este caso el dividir ese esquema en partes que tendrán que ver con las posibles tramas de esos subtemas y que tienen que ayudar a avanzar el texto y tener relación con la idea principal. También será breves. Cómo seguro que os estaréis dando cuenta, es una preparación que nos ayuda a centrarnos y pensar y, al mismo tiempo, hacer que nuestro cerebro se prepare para el desarrollo posterior.

 

  • Desarrollo de cada parte: Una vez terminamos los esquemas y los subesquemas, es hora de tomar aire. Llegados a este punto es cuando comenzamos a darle vida al edificio, a cada estancia. Es hora de desarrollar cada parte del esquema y ahí es donde escribiremos y describiremos que ocurre en cada momento, hablaremos de los personajes, como interactúan, pero no de una manera profunda. Son pinceladas de la historia, de qué queremos escribir, cómo se desarrolla en un principio y hacia dónde va, quiénes pueden ser los personajes principales, de manera superflua, etc.

 

DEL ESQUEMA A LOS CAPÍTULOS Y LAS ESCENAS 

 

Ese esquema primigenio que hemos preparado nos puede servir de guía para una posible división en capítulos de nuestro texto. Hagámoslo y concretemos un poco más. Indicaremos en esa posible división qué ocurre en cada parte, pero con una frase, que nos recuerde el desarrollo que hemos hecho anteriormente y anotando otras ideas que puedan surgir.

Lo que os indico, por si acaso no queda del todo claro, es que es en este punto en el que nuestra parte de escritor empieza a asomar y vamos a crear las escenas que van a aparecer en cada capítulo.

Por un lado tenemos la idea, de la idea hemos creado un esquema  que, divido en subesquemas, nos da como resultado los posibles capítulos de un escrito y dentro de ellos, las posibles escenas de cada uno.

 

¿FINAL ABIERTO O CERRADO?

 

Es posible que quieras pensar en un final, antes incluso de acabar o empezar a escribir. A menos que lo tengas muy, muy, muy claro, no te lo aconsejo. A media que escribamos, nos daremos cuenta que puede haber modificaciones o variantes que nos pueden hacer cambiar el hilo argumental de una manera nimia o sustancial, lo que puede cambiar el comienzo, el final, la trama o todo el enfoque del texto. A medida que escribamos, todo irá encajando poco a poco hacia un final, que puede ser cerrado o abierto. ¡Nunca se sabe!

 

CREA LOS PERSONAJES

 

Es importante, antes de ponerse a escribir, tener claro cuáles serán los personajes principales de la trama y conocerlos bien, desde el punto de vista del escritores. Para ello os recomiendo mi publicación, en dos partes, sobre la creación de un personaje.

 

ESCRIBE

 

Y ahora escribe. ¿Cómo? ¿Y lo que llevo preparado hasta ahora, qué? Justo, ahora que ya tienes el esquema mental y en papel de lo que quieres escribir, es momento de que te pongas en modo creativo, escritor y que toda tu potencial salga y las palabras fluyan para construir el texto que deseas. No te marques tiempo, ni palabras, ni páginas. Sólo piensa en lo que quieres decir a través de las palabras, tus palabras.

 

¿ES DEFINITIVO E INAMOVIBLE LO QUE ESCRIBES?

 

Por supuesto que no y eso es algo de lo que te darás cuenta pronto. Como escritor, uno no sabe cómo se va a desarrollar lo que escribimos, salvo que la temática sea muy clara (ejemplo de ello sería hablar de un acontecimiento histórico concreto) y aún así habría libertad literaria. Sabemos cómo lo iniciamos, pero no cómo lo terminamos y qué puede ocurrir por el camino. Incluso puede cambiar todo en un momento dado para rehacerlo en algo nuevo. Lo importante es iniciar el camino. Luego… solo nosotros y las palabras lo sabremos.

Abrazos literarios

© 27 Infinitos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s