La inspiración, la creatividad, es algo que, por un lado, se trabaja pero, por otro, aparece en los momentos más insospechados.

Los elementos más simples o cercanos nos proporcionan ese tema para crear, escribir. Están a nuestro alrededor más presentes de lo que pensamos. Sólo tenemos que fijarnos un poco más y, en ocasiones, levantar la mirada del suelo.

Hay infinidad de temas que nos inspirarán.

 

La estatua

 

Petrificada en el parque

no mira más que a la nada.

Con sus movimientos extenuantes, imposibles,

ni se inmuta por los rostros que la observan.

 

Ha sido admirada y amada

por las manos que la llevaron a la luz.

Ahora es algo de lo que poder reírse,

que se puede tocar,

porque ella ya no tiene fuerzas

para seguir luchando contra el tiempo.

 

Son muchos los años que carga

en una contorsión imposible.

El tiempo es su corteza permanente.

Ahora es vieja, secular

y el parque es su guarida,

el musgo y la hierba sus vestiduras,

el viento, la lluvia y el sol sus visitantes.

 

A veces, sus ojos vacíos parecen perderse

en el recuerdo de nuevas formas,

pero caen rápidamente

al verse maniatada con piedra.

 

Al irme, suelo darme la vuelta

y siempre es la última en desaparecer

entre el follaje, cuando cae el sol.

Quizá sea porque en la noche

puede ocultar su dolor o,

simplemente, desentumecer

sus formas y descansar.

 

Quizá llora

cuando el viento y la tormenta

le golpean la cara,

porque las estatuas no pueden llorar

y por eso aquel viento,

aquella lluvia y aquel sol

la desahogan.

© 27 Infinitos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s