Todos nos hemos tenido que enfrentar, antes o después, a la titánica tarea de comentar un texto literario. Muchos habrán sufrido sudores fríos, palpitaciones e incluso amagos de desmayos ante un montón de palabras de las que teníamos que decir algo coherente y sobre lo que nos iban a evaluar.

¡Qué tiempos aquellos! Pero, para el que escribe estas letras, fue algo que no se quedó sólo en la etapa educativa y hoy día también los hago, de otro modo. De hecho, cuando uno lee un texto, de manera inconsciente va desentrañando este a través de algunos de los pasos que, en su momento, aprendió de la teoría y la práctica de comentar un texto.

Es por ello que este artículo pretende que, de una manera sencilla y amena, pueda ser más sencillo ¡¡¡COMENTAR UN TEXTO LITERARIO!!! – esto de las mayúsculas y las admiraciónes es para darle un poco de suspense, tensión y misterio cinematográficos.

Características del comentario de texto

  • Tiene que ser breve. ¡Por favor! ¿Te has dado cuenta que lo importante no es cuánto escribes sino que lo que escribas diga algo? Medítalo seriamente.
  • Objetivo claro: en el texto se analiza qué se dice y cómo se dice, es decir, El Fondo y la Forma, ambos inseparables.

¿Qué no es un comentario de texto?

  • Paráfrasis: Como su propio nombre indica… ¡Perdón! Simplifiquemos. Este término, coloquialmente hablando, se refiere a decir lo mismo que dice en el texto con otras palabras, con lo cual no sólo pierdes el tiempo, sino que no aportas nada de nada.
  • Pretexto: Habla del texto y no te vayas por los cerros de Úbeda. Ej.:  Te voy a decir un secreto de Javier, ya sabes, aquel chico que es vecino de papá, que vive en el nº 15 y que es el primo del sobrino de la señora que se acerca todas la mañanas a comprar el pan que, por cierto es muy malo, y trabaja en aquella fábrica que cerró porque no pagaba a los trabajadores… y así eternamente. Pregunta: ¿cuál es el secreto de Javier? NI papas.
  • Resumen: Lo dicho. Un resumen mental nos ayuda en la preparación del comentario, pero no es un comentario de texto.

El comentario, ese gran desconocido… hasta ahora

La base principal de un comentario de texto es que no hay un único punto de vista y sobre todo, dos comentarios de texto sobre la misma lectura pueden ser opuestos, enfrentados, antagónicos y ser válidos si están sustentados en y con el propio texto.

Las explicaciones que utilicemos en el comentario de texto tienen que tener una serie de características:

  • Razonadas: En este punto es donde se nos ve el plumero y nuestra capacidad para sintetizar, interpretar y plasmar nuestra capacidad deductiva literaria. Cualquier explicación e interpretación que indiquemos tiene que basarse en unos principios básicos: ¿Por qué digo esto? y ¿En qué me baso para decir lo que quiero decir? Tenemos que utilizar nuestra capacidad expresiva, para que el receptor de lo que queremos decir lo entienda de una manera clara. El por qué de lo que decimos tiene que tener una base textual que lo sustente. De ahí que el siguiente paso es importante.
  • Relación clara: cuando hacemos un comentario de texto, todas aquellas afirmaciones que realizamos para su interpretación se sustentan en el propio texto y es por ello que, al basarse en él, tenemos que ser metódicos y realmente asegurarnos de que, para nuestra interpretación, el texto indica aquello que queremos decir.
  • Estructuradas: lo que diferencia un comentario de texto de otro está en cómo lo presentamos. Es por ello que es importante la estructura del mismo y cómo se ordena la relación entre el Fondo y la Forma.

Cosillas sin importancia… pero esenciales para un comentario de texto

Para terminar esta primera parte del artículo, algunos conceptos no están de más y, aunque pueden suponer un pequeño esfuerzo, lo agradeceremos a lo largo de nuestra vida.

  • Método:  tener un método es importante a la hora de hacer un comentario de texto. Al principio aprenderemos uno, el que nos enseñan en el colegio, instituto o universidad. Pero nos daremos cuenta de que no responde a todo lo que queremos y tendremos que completarlo nosotros. Es decir, con el tiempo crearemos nuestro propio método a través de la fórmula de prueba – error.
  • Capacidad personal: cada uno de nosotros tiene capacidad para hacer un comentario de texto. Lo que diferencia de una persona de otra, a la hora de realizarlo, está en su sensibilidad y su capacidad para desentrañar aquello que el texto nos quiere decir, nos referimos a la agudeza.
  • Conocimientos: Obviamente, poseer una base es importante y esencial. No obstante, cada uno de nosotros tiene una base de elemental de conocimientos aprendidos, es decir: aquello que nos han inculcado en clase. Y hay otra no elemental, referida a nuestra propia cultura adquirida a través de la lectura personal, inquietudes culturales, artísticas, relaciones personales, vivencias, trabajos, lugar de nacimiento, sensibilidad, creatividad, etc. Ese universo propio nos ayuda a la hora de interpretar un texto y lo enriquece si lo sabemos utilizar.

En la segunda parte de este artículo nos embarcaremos en el método y las diferentes fases del mismo.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s