La música es un elemento esencial en mi creatividad como escritor. Me sitúa, me centra y me inspira infinitas posibilidades a la hora de plasmar una idea en palabras. Escribir letras para canciones de cantantes o grupos es una de las vertientes que desarrollo pero, como cualquier tipo de texto, no es tan sencillo hacerlo realidad como aparenta.

Lo que puede parecer algo tan fácil como escribir unas estrofas y un estribillo, sobre la linea melódica de la voz, en un tema musical, se puede transformar en una pesadilla, bloquearte y hacer que cualquier esfuerzo por pensar, por crear, se convierta en una frustración.

En este artículo, intentaré dar ciertas claves para acercarte al mundo de la composición de letras para canciones, de la misma forma que yo lo hago. Estas ideas sirven como base. La capacidad creativa depende de cada uno.

El espacio es muy importante

A la hora de escribir, es esencial disponer de un espacio propio, ya sea una habitación, despacho o un lugar que sintamos como nuestro y que utilicemos para trabajar. La razón principal es que, de manera inconsciente, nuestro cerebro activa el modo trabajo y nos centra.

El que tengamos un espacio no quiere decir que sólo podamos escribir allí, pero es un referencia y, de alguna manera, nos hace pensar que escribimos de una manera más seria, más profesional. Ya no es una diversión ni buscamos el escribir cualquier palabra o frase.

Otro de elementos esenciales son los relacionados con la escritura. Cada uno decide cómo lo quiere hacer. Así, podemos elegir escribir en papel, en una libreta, directamente en el ordenador, etc.  Y es importante tenerlo todo lo más a mano posible, para que no corte nuestro flujo creativo.

¿Temática libre o temática cerrada?

Cuando alguien nos encarga una letra para una canción existen dos opción a la hora de componer. La primera es que nos dejen libertad absoluta en cuanto a la temática de la letra. La segunda es que tengamos que escribir sobre un tema concreto que nos indiquen.

No importa la opción: tú eres escritor de letras para canciones y puedes hacerlo, puedes encontrar esa inspiración que te haga escribir la canción más bonita del mundo. Únicamente tienes que centrarte porque la mecánica será la misma.

  1. Pregunta cualquier duda que tengas, la que sea, aunque te parezca una tontería. Es mejor saber bien qué es lo se busca a que crean que no te has enterado.
  2. Da igual que conozcas al grupo o al cantante. Escucha su música y, si tienen varios discos, mejor, de esa manera podrás encontrar matices en su evolución.
  3. Si son poco conocidos o empiezan, deben proporcionar algo de su música, ya sea en soporte físico o por internet. No puedes escribir sin conocer a quien va dirigido o lo que se espera de ti.
  4. Pide que te proporcionen o envíen la línea melódica de la voz del tema musical porque, si no, ¿cómo vas a encajar la letra en la música?

¡Ponte a escribir!

Ahora que ya tienes más o menos clara la base, pasaremos a la fase en la que vas a demostrar al mundo tu talento. He dicho “al mundo” y lo hago porque no importa “para quién” si no “qué” es lo que vas a escribir, porque para eso cuentan contigo y no con otro. Si quieres ser el mejor, tienes que creer que lo eres.

Una vez que tengamos la música entramos en un mundo completamente diferente.

  1. Abre tu mente, desbloquéala de cualquier prejuicio y escucha la música sobre la que tengas que escribir la letra. Una, dos, tres… las que sean hasta que reconozcas los matices de la canción.
  2. No pretendas escribir la letra ya, no te saldrá. Es como quien va a hacer un examen y comienza a escribir antes de leer las preguntas. ¡Esto no es un examen!
  3. Deja que fluyan las sensaciones que te llegan con la música y, cuando notes algo dentro de ti diferente, es el momento de empezar.
  4. Para mí, lo importante es contar una historia, ya sea creada desde cero o indicada por quien me contrata. Es por ello que, si quieres diferenciarte bien de los demás, escribe atendiendo a la temática, no palabras o frases que suenen bien, metáforas que parezcan profundas pero que no significan nada, porque se notará  y no transmitirás nada y sobre todo, no les gustará.
  5. Que todo lo que escribas esté relacionado con la historia que cuentas y, seguro, aparecerán esas palabras que buscas.
  6. Escribe sin pensar en la canción. Te darás cuenta que harás una especie de poema-texto muy largo. No importa, lo esencial es que ya sabes cuál es la historia.

Encajar la letra en la música

Ahora llega el momento clave. Tienes la temática, tienes la historia y lo que has escrito. Tan solo falta que la letra entre en la música. Tranquilo… ahí entra tu otra parte creativa y tu capacidad para reducir, condensar todo en unas estrofas y el estribillo.

  1. Pasa a limpio lo que has escrito, ya sea a ordenador (mejor) o, si ya lo tienes escrito en word u otro programa de texto, guarda el original y crea una copia sobre la que trabajar.
  2. Relee el texto y elimina lo superfluo, dejando lo que realmente es importante y da sentido a la historia.
  3. Estructúrala en partes, mas o menos iguales y, de todas ellas, destaca la que tú consideres que capta la esencia de todo lo que has escrito. Las diferentes partes serán las estrofas y la esencial la que usarás como estribillo.
  4. Ahora es cuando tienes que ser cerebral y escuchar la música, en la que vas a encajar la letra, desde otro punto de vista.
  5. Has de sintetizar las partes y adaptarlas a las estrofas y el estribillo, por lo que habrá modificaciones en la palabras que uses para que entren en la melodía. Pero lo esencial es que siga teniendo el sentido, el fondo y la esencia de lo escrito.
  6. Si te atascas con alguna estrofa o el estribillo no importa, déjalo y pasa a otra parte o date un tiempo. Descansa, vete a dar una vuelta, levántate, que te de el aire y vuelve con las energías renovadas. Es posible que te inspire de forma diferente y eso es bueno.
  7. Cuando termines, es momento de repasar, corregir, etc… Pero no es el final. Vuelve de nuevo sobre la letra y léela sobre la música, como si la cantaras, para sentir que te convence, que tiene sentido, que encaja bien… y te darás cuenta que es posible que quieras modificar algo de la misma, rehacerla o buscar una palabra que exprese mejor lo que quieres decir.

Tu esfuerzo y tu tiempo valen dinero… Sí o Sí

¿Por qué lo escribo resaltado? Porque es así. Que te guste escribir no quiere decir que tengas que regalar tu esfuerzo. Ten en cuenta que valorar económicamente tu trabajo significa que pones en valor el tiempo que has tardado en hacerlo, el esfuerzo personal, emocional y físico (escribir requiere concentración, trabajo cerebral, psicológico…) y, además, la retribución económica hace que te vean con otros ojos. Ya no eres uno o una que escribe bien, eres el que dice: “mi trabajo lo valoro en este precio”.

  1. Quien quiera contar contigo para que le escribas la letra de una canción tiene que saber, desde el primer momento, en cuánto valoras tu trabajo.
  2. No es lo mismo cobrar por un tema que por varios. Si son varios, puedes bajar un poco la remuneración por tema, ¡pero poco!
  3. Refleja por escrito todo lo que acordéis, para que luego no haya problemas de “tú me dijiste y yo te dije…” Por escrito y firmado.
  4. Es importante que el contrato refleje cuántos temas vas a componer y fecha de entrega de los mismos.
  5. Es obvio, pero también tiene que aparecer cuánto vas a cobrar y en qué modo (una parte por adelantado, todo por adelantado, todo a la entrega…, lo que decidáis).
  6. Al estar hablando de letras es importante que tú, como compositor de las mismas, tienes los derechos intelectuales y morales sobre ellas, por lo que tu nombre tiene que figurar en los formatos y soportes que haya. Es tu trabajo y te sirve para presentarlo a futuros clientes.
  7. Las canciones, a la hora de registrarlas en Registro de la Propiedad Intelectual, u otro registro, como puede ser la ASGAE, tienen que llevar también tu nombre y firma como compositor de letras, si no pierdes todos lo derechos sobre ella. Por eso… todo por escrito.

Como puedes leer, este artículo gira en torno a la parte más fría, que no mecánica, de la composición de letras para canciones. ¿Por qué? Porque yo no soy tú ni tu eres yo. Cada uno escribe de una manera, cada uno se inspira de forma diferente y la historia vital propia, las experiencias, el mundo interior, el lugar en el que vive, lo que come, lee, piensa, habla o ama no tiene que ver con la de otra persona.

Por eso cada uno escribe diferente y con otras palabras aunque hable de lo mismo. Sé diferente, encuentra el potencial que hay en ti y crea.

© 27 Infinitos

2 comentarios en “Ser compositor de letras… no es tan sencillo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s